.Quise dejar a la memoria de lado pero no puedo escapar de su pasado. Me da miedo el olvido y por eso no puedo desprenderme de su recuerdo. Quiero seguir hablando de los ángeles con los pies en la tierra y la cabeza en las nubes. Quiero que los amores sigan siendo conversos y que las historias de los músicos fracasados sigan siendo las que yo cuento. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *