Memorias

Luces y Sombras (Prólogo)


Desde lo alto miro al horizonte, el Sol vuelve a salir por el mismo lugar acompañando del mismo calor, del mismo color, un naranja ya cansado y viciado. Las nubes grises vendan unas heridas que se abren con cada amanecer. Quisiera ver otros paisajes, cavilar la perfecta figura de un nuevo Sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *