Memorias

Budapest – Múnich (2)

Lo recuerdo impoluto, con su ticket siempre metido en una cartera de piel negra que no se atrevía a soltar. Sobre su cabeza, una mochila de viaje negra, pequeña, sin mucho que llenar. Se mesaba el pelo azabache una y otra vez y sus ojos también negros empezaban a caer como la noche sobre un tren por las estaciones de Hungría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *