Éxodo

Empapado, sentí la suave caricia del mar. No había nada más frente a mis ojos, las pequeñas olas de color…